En las bodas hay fotografías que son imprescindibles hacer, y para ello el fotógrafo debe de estar pendiente de estos detalles. Pero a veces por problemas de tiempo o simplemente por la rapidez en la que suceden los acontecimientos hay fotos que después pueden echar de menos.

 

Empezamos el recuento con las fotografías imprescindibles desde el principio. 

  • En la casa de los novios, sobre todo en la casa de la novia, la celeridad con la que ocurren los momentos hacen que haya que medir mucho los tiempos para que dé tiempo a hacer unas fotografías que suelen echarse de menos, como son las fotografías con los familiares antes de salir. Esas fotografía con todos los familiares que están en tu casa ayudando es una de las fotografías que son imprescindibles y que, a veces, por culpa del tiempo no se hacen.

 

  • Llegada del novio. A veces por culpa de capital humano del equipo de fotografía o por logística pero no suele ser de las fotografías más destacadas de la boda. Es una fotografía que, para hacer un álbum de boda completo, debería estar.
  • Los saludos después de la salida de los novios. A la salida de los novios, muchas veces el tiempo en la boda apremia y se nos olvida que los novios saludan a los familiares, ya que desde que entran en la iglesia no hay tiempo para ello. Surgen momentos muy bonitos con tus familiares más cercanos y amigos que sería una pena no retratarlo.
  • Decoración del salón donde se realiza el convite. Estas fotografías suelen olvidarse, ya que muchas veces se está demasiado pendiente de los novios y poco del entorno, siendo fotografías muy llamativas para el recuerdo donde muchos profesionales ponen mucho empeño.
  • Las fotografías de las mesas. Aunque haya un servicio donde fotógrafos externos a los novios van por las mesas haciendo fotos para venderlas (normalmente contratados por el catering o hacienda), para los novios es un gran recuerdo, ya que retratamos a todos los componentes de las mesas y, por lo tanto, a todos los invitados de la boda. ¿Qué tal si saléis con ellos?
  • ¿Merece la pena pedir a los fotógrafos que se queden después del baile? Rotundamente sí, surgen muchos momentos divertidos que, sin haber nadie allí para retratarlos, os arrepentiréis. 

Toda fotografía de menos es un instante sin retratar que pasa de largo. Por eso, para tener tu mejor recuerdo de boda habla con tu fotógrafo todo lo que necesites y las fotografías que quieres que haga para que todo el día de tu boda vaya sobre ruedas.

A %d blogueros les gusta esto: